Hola me llamo miguel, contare la historia de cuando mi maestro me follo en la escuela.

Tenia 17 años, era delgado pero tenia buen fisico, un poco moreno. Ese dia habia sido castigado por una maestra y me hizo quedarme en la escuela hasta tarde, ella me tendria en retencion pero le llamaron y tuvo que salir, iba irse y dejarme pero de pronto paso el maestro Adrian, el era alto, formido, todo un hombre, la maestra le pidio el favor de que me cuidara mientras ella regresaba, el maestro asintio y se quedo ahi, hace tiempo que me gustaba ese maestro, le veia el paquete en clase, lo tenia bien marcado y en ocasiones, como nos llevabamos bien, le hice algunas insinuaciones, una vez le cuando se habia acabado la clase le pregunte acerca de una duda que tenia, aunque era falsa; solo queria quedarme mas tiempo con el en el salon, se acerco a mi y de pronto me arrimo el bulto, desde ahi supe que tambien le gustaba yo, aunque varios de mis compañeros siempre lo decian en clase, pero el solo sonreia, ese dia no paso a mas, solo ese coqueteo.

Regresando a la historia; el profesor empezo a preguntarme acerca de lo que habia hecho para heberme quedado castigado, en todo momento lo miraba con ojos apasionados mientras le explicaba lo que hice, imaginando como seria si follaramos ahi mismo, mi sueño siempre habia sido follar en la escuela, le explique y concordamos en que no era grave haber insultado a la maestra, pero me dijo que meterse con un maestro a veces era cosa seria, nos callamos los dos.

Derepente me pidio que fuera hacia el escritorio, me dirigi con el y estando cerca me dijo -quieres comer o… – cuando instantaneamente le interrumi diciendo: -me encantaria cojer con usted- me di cuenta que no me habia preguntado eso por su cara mirandome extraño,creo que me iba a invitar a la cafeteria a comer o tomar algo pero lo mal entendi, apenado le conteste -perdon, no se en que pienso- despues note su rostro de perversion

-no te preocupes, sigue, que mas quieres hacer-

estaba tan excitado y lo unico que hice fue tocarle la entrepierna, lo acaricie en su pantalon, no me dijo nada, solo me miro fijamente

-acaso quieres hacerlo- me peguntó

– claro- tartamudie

el se paro y me tomo contra la pared, empezo a darme besos en el cuello, luego me hablo al oido diciendome

-te voy a cojer aqui mismo como un castigo- acerco su bulto a mi culo, se podia notar que tenia una ereccion, siguio besandome, luego me agarro fuerte y me enpino en el escritorio boca abajo, me dio unas nalgadas y despues me bajo el pantalon de atras, se quito su cinturon y me dio de azotes en el culo, me dolia pero sentia tanto placer

despues me dio la vuelta y se bajo los pantalones.

Se habia cumplido mi fantasia, a nadie habia dicho que era gay, pero se notaba facil, nunca antes lo habia hecho, era mi primera vez, ya antes me habia masturbado metiendome los dedos por detras.

Cuando se bajo los pantalones, vi su enorme pene erecto, lo empeze a mamar, me lo meti todo entero en la boca, el maestro gemia de placer, me calentaba cada vez mas, mamaba sus testiculos y él me empujaba la cabeza y me acariciaba el pelo, despues de unos minutos me levanto y nos besamos, se quito la camisa y nos toqueteamos el abdomen, me dio la vuelta y comenzo a desvestirme acariciandome el bulto, no dejaba de besarme, me desnudo por completo, me enpino de nuevo contra el escritorio tumbando todas las cosas, parecia desesperado por penetrarme, primero rosaba su polla en mi culo, despues se hinco y me dio unos besos negros, sentia su lengua mamandome el trasero, se paró y empezo a meterme su gigantesca verga en el ano, gemi de dolor que luego se convirtio en placer,

aun no entraba todo y ya me sentia partido en dos, le dije que parara pero no lo hizo -este es tu castigo por portarte mal- me respondio

Metia y sacaba su falo de mi culo, gracias a que me habia hecho ejercicios anales entraba y salia facilmente, asi duro un tiempo y despues de un rato me tomo del pelo y me levanto y me llevo a un banco, el se sento y me pidio sentarme arriba, estaba de espaldas y el me besaba el cuello,el maestro era tan vigoroso, una vez sentado me dio de azotes en las nalgas, me dijo que asi se calentaba mas, estaba tan excitado, apunto de correrme cuando se detuvo y luego seguimos en el escritorio, se recosto y yo me sente arriba pero ahora mirandole de frente, gemiamos y me daba duro, gritaba de dolor pero mas de placer, me agache totalmente hasta que mi cuerpo estuviera frente a el por completo, me besaba y seguia dandome nalgadas, le excitaba bastante eso, despues cambiamos de posicion, ahora era yo el que estaba recostado y el me lo metio mientras estaba parado, tenia mis pies en sus hombros, y me jalaba el pene, yo tocaba su abdomeny lo acariciaba apasionadamente.

Le dije que me iba a correr y me dijo que aguantara, luego se detuvo, me cargo y me volteo, estabamos los dos parados y me dijo que eyaculara sobre el escritorio, aun seguia metiendomela, asi que empeze, me la jale a mas no poder, me corri ahi, salio disparado por todos lados, como nunca antes habia lanzado esperma, derramado por todo el escritorio, mi profesor agarro mi cabeza y me agacho haciendo que chupara toda mi leche, una vez que termine me lo saco del culo, me hinque y y empeze a mamar su verga, luego pare y él se masturbo frente a mi cara llena de semen, se corrio en mi, era demasiada lefa que salia de su pene, toda mi cra estaba llena, me azoto su verga varias veces en la cara, que momento tan caliente, luego me tomo y me paro, nos acercamos por completo y nos besamos, con su lengua tomaba esperma y luego me daba besos para que me lo tragara, no habia probado antes eso pero me gusto esa vez, asi termino todos llenos de leche caliente en la cara, aun nos toqueteabamos y otra vez baje a mamarselo, me comi todo el semen y terminamos con un beso profundo. Al final me dijo -Leccion aprendida-

Nos vestimos, y luego me sente sobre el en la silla, me acariciba y besaba mi cuello, fue una tarde inolvidable, repetimos eso cada semana, hacia maldades a proposito para que mi hombre me castigara follandome.