La primera vez que tuve sexo gay fue este pasado verano de 2012. Yo acababa de cumplir 19 años y un amigo mío de 18 años me invitó a su casa para jugar a la PS3. Él y yo llevamos una buena relación, nos conocemos desde que yo tenía 9 años y él 7. He de mencionar que yo era ya gay desde antes, pero cuando llegué a su casa y le vi sin camiseta me excité un poco, ya que tiene un cuerpo bastante musculado. Me invitó a pasar y me dijo que podía quedarme todo el tiempo que quisiera ya que sus padres se habían ido durante 4 días de vacaciones y ese día era el segundo. Nos pusimos a jugar, y cuando llevábamos casi media hora me dijo que por qué no me quitaba la camisa, ya que hacía calor. Yo acepté, aunque con un poco de vergüenza.

Pero al final no me importó ya que yo también estoy marcado de músculos. Cuando ya nos cansamos de jugar a la PS3, se me ocurrió proponerle un juego: hacer un Strip-poker. Mi amigo aceptó y fuimos a su cuarto. Cogí la baraja que tiene en su cuarto y nos pusimos a jugar. Gané yo gracias al sacar un full y él solo doble pareja. Después de jugar, fuimos a la cocina donde me dijo algo increíble: ¡él también era gay! De repente pensé que yo podría aprovechar la oportunidad para decirle que yo también lo era y así dejar de ser vírgenes. Me acerqué a él y se lo dije. Sin saber cómo, en un abrir y cerrar de ojos ya me estaba besando con lengua. Yo continué el beso hasta que me dijo que fuésemos a la cama. Nos echamos y empezamos a hacer el amor: nos hicimos un 69, nos pusimos en la postura del misionero y eyaculamos en el pecho del otro. Yo le penetré. Cuando acabamos me dijo que había sido la mejor experiencia de su vida y que quería más veces una como esta. Yo acepté encantado de poder follarle más veces.

Estuvimos un buen rato tumbados acariciándonos los pectorales y abdominales. Pensé: ojalá este momento no se acabe nunca. Un rato más tarde nos duchamos juntos y, en la ducha, volvimos a besarnos, a abrazarnos y nos chupamos el miembro. Alrededor de las 8 de la tarde mi madre me llamó al móvil para que volviese a casa. Antes de irme, nos masturbamos, otra vez, el uno enfrente del otro y eyaculamos en menos de 10 minutos. Mi amigo me pidió que volviese otra vez para tener sexo de nuevo. Y le prometí que otro día estando yo solo en casa le llamaría para que viniese. Al irme me besó durante 10 segundos pero yo le tuve que apartar. Mientras me iba, le vi asomado al balcón y me despidió con su mano y lanzándome un beso. Esperaba con ansias el día en que me quedase solo en mi casa.

Enviado por Andy

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
7.420 vistas